9 dic. 2008

Exposición Jaime Castillo Petruzzi en Chile

TORITO LIBRE
Obras en cerámica de Jaime Castillo Petruzzi Exposición del 3 al 14 de diciembre Hall central diario La Nación, Agustinas 1269.
Inauguración el miércoles 3 de diciembre a las 19:30 horas Jaime Castillo Petruzzi, lleva quince años preso en Perú, pagando un alto precio por haberse comprometido con los sueños internacionalistas de la lucha guerrillera. Después de duros años en la cárcel de Puno, el último tiempo lo ha pasado en el penal Castro Castro, en Lima, donde se ha consagrado al trabajo artístico.
Jaime Castillo nos dice "Para mi trabajar con las manos en cerámica fue toda una revelación, un descubrir sensaciones y emociones que desconocía totalmente, esto de jugar con las formas y tonalidades, haciendo una explosión de colores, simplemente me apasiona. Y, claro, mi pretensión es llegar alguna vez a pintar cuadros como logro hacer con los platos". En el fondo Jaime Castillo -con su trabajo- confirma que desde las prisiones se puede y debe seguir manteniendo la creatividad, la alegría por la vida y la esperanza de libertad tanto para los propios encarcelados, como para todos los ciudadanos que, aunque habitan fuera de las prisiones, tampoco gozan de una verdadera libertad.

7 dic. 2008

ESTE MIERCOLES PLANTON POR TRASLADO DE VICTOR POLAY

ESTE MIERCOLES EN EL INPE TODOS AL PLANTON POR EL TRASALADO DE VICTOR POLAY Y SUS COMPAÑEROS DE LA BASE NAVAL. BASTA DE VENDETAS.
SOLIDARIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL


Contra la estigmatización de los presos políticos. No más silencio. Traslado Inmediato de Víctor Polay y sus compañeros de la Base Naval del Callao a un Centro Penitenciario Civil.
Al 6 de diciembre de 2008, se han suscrito 348 ciudadanos y ciudadanas, intelectuales, políticos, profesionales, trabajadores, estudiantes, artistas, luchadores sociales de diversos países. Esperamos que usted pueda adherirse con su firma.
Traslado inmediato de Víctor Polay y sus compañeros de la Base Naval del Callao a un Centro Penitenciario Civil.
"...hemos convivido con el despliegue del autoritarismo y la muerte. La mayoría de los intelectuales y políticos de izquierda hemos perdido la capacidad de vivir y sentir la indignación. Supimos de tantos enfrentamientos como el de Molinos donde no hubo muertos ni heridos. Estos son ejecuciones. Nadie protestó, reclamó, denunció, se indignó. Esta es una pérdida de moral en la izquierda". Alberto Flores Galindo (14-12-89) "Nadie debe ser sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano".Inc. 2 art.5 Convención Americana de Derechos Humanos.
Mi pecado es terrible; / quise llenar de estrellas / el corazón del hombre. Marcos Ana. El 11 de septiembre del 2005 en el diario La República (Lima, Perú) se editó el Manifiesto 'Víctor Polay: Latinoamérica pide juicio justo', firmado por Senadores, Diputados, Alcaldes, Gobernadores y personalidades de Argentina, Chile, Colombia, Nicaragua, Uruguay, Venezuela. El 17 de marzo del 2006 (c/f. diario La República, Lima) diversos intelectuales, personalidades, profesionales y trabajadores de nuestro continente también solicitaron públicamente: 'Juicio Justo para Víctor Polay'.
Sin embargo, en mayo del 2008, la Corte Suprema condenó a Víctor Polay a 35 años de prisión, ello significó condenarlo de por vida, considerando la expectativa de vida del promedio peruano y que le restan 18 años de prisión efectiva.
La Corte Suprema en su dictamen no consideró que durante una década Polay fue vejado y sometido a condiciones infrahumanas como lo señalan los informes de la Cruz Roja Internacional, y así lo enfatizó el poeta Tomas Borge :'Si, cada día de prisión durante esa época debería valerle por cien días. No es admisible tener un prisionero en esas condiciones y quien lo haya tenido así es un maldito cobarde y un arbitrario y merece ser sancionado y castigado'. (Caretas, agosto 4 del 2005).
La Corte tampoco recogió lo señalado por la Comisión de la Verdad y Reconciliació n del Perú (CVR): '... a diferencia de Sendero,...el MRTA reivindicaba sus acciones y sus miembros usaban distintivos para diferenciarse de la población civil, se abstuvo de atacar a la población inerme y en algunas coyunturas dio muestras de estar abierto a negociaciones de paz'... A pesar de que Víctor ha reconocido por propia confesión como guerrillero, en su condición de Comandante del MRTA, que sus tropas nunca asesinaron prisioneros o enemigos rendidos, jamás arrasaron poblados ni victimaron civiles inocentes, que su accionar militar siempre estuvo supeditado a los objetivos políticos, ya que como movimiento político mantuvieron siempre canales abiertos para la concertación y el retorno a la paz social.
A pesar que, en el 2003 Polay afirma haber llegado el momento que el MRTA se incorpore activamente a la lucha política, dentro de los marcos democráticos, fundando un nuevo partido, recogiendo las experiencias de otros movimientos guerrilleros en América Latina; ya que reconociendo su derrota militar, era preciso continuar la lucha por los caminos y vías democráticas que nuestro pueblo ha conquistado.
A pesar que en diciembre del 2005, Víctor Polay manifestó a los jueces que había aceptado ser candidato a la presidencia de la República, no para evadir su responsabilidad ni porque quiso demostrar al pueblo peruano que había claudicado, sino porque sus planteamientos de violencia no tenían cabida ya y que estaba a favor de la democracia.
A pesar que el Parlamento Europeo no considera al MRTA una organización terroristaA pesar que hace tres años, la Marina de Guerra del Perú pidió al Instituto Nacional Penitenciario (INPE) que, a la brevedad posible, traslade de la prisión de la Base Naval del Callao a los recluidos en esta instalación militar a un penal común.
A pesar de todo lo mencionado Víctor Polay y sus compañeros siguen recluidos al interior de la Base Naval del Callao, conocido como el Guantánamo peruano o 'Némesis' nombre de la diosa griega de la venganza.
Por lo expuesto al amparo del art. 139, inc. 20 de la CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL PERÚ, consideramos que la sentencia de 35 años a Víctor Polay es arbitraria e injusta. Y que su actual reclusión en la base naval del Callao es una venganza política.
Por lo tanto los abajo firmantes solicitamos al Presidente de la República, al Ministerio público y a las autoridades pertinentes el inmediato traslado de Víctor Polay y de sus compañeros a un centro penitenciario administrado por la INPE.
Comité Pro libertad Víctor Polay, Lima, 27 de Septiembre del 2008.
¿Desea honrarnos con su apoyo? Puede enviar su firma a nuestro actual correo: <asociacionlibertadvictorpolay@gmail.com>, gracias

¿HASTA CUANDO ESTARA PRESO ROQUE GONZALES?

Virtualmente se cumplieron ya diez meses de la detención injustificada de Roque Gonzales La Rosa, el peruano intervenido por la policía en la localidad de Aguas Verdes el 1 de febrero del 2008 cuando retornaba de Quito luego de participar en el II Encuentro Continental Bolivariano celebrado en Ecuador.
Como ase recuerda, con él fueron intervenidas seis mujeres, todas las cuales recuperaron su libertad luego de algunos meses injustificados de cautiverio. Pero Roque, tal vez por ser varón y por lo mismo calificado por las autoridades como "cabecilla" del grupo, continúa en prisión sin que su caso haya sufrido variación alguna.
Esto significa que se inició contra él un proceso judicial que aún no ha concluido pero en el que el Estado no ha aportado prueba alguna ni sustentado una acusación que convalide la carcelería.
Hasta hoy, en efecto, Roque Gonzales sigue siendo acusado de dos presuntos delitos: pertenecer al Movimiento Revolucionario Tupac Amaru y participar en u evento terrorista -el encuentro de Quito-
En torno a lo primero hay que recordar que, en efecto, el acusado estuvo preso durante casi diez años bajo la acusación de militante de esa estructura armada. Aunque él reconoció vínculos con el MRTA, dejó en claro que no había tenido intervención alguna en hechos de armas, pero fue igualmente pasible de una condena que cumplió. Si hubo delito, entonces, este fue purgado y el preso recuperó su libertad de manera enteramente legítima. Estando ya en libertad, no se le ha incriminado delito alguno.
En relación a lo segundo, hay que subrayar que la Defensa ha presentado numerosos documentos orientados a demostrar que el II Encuentro Boliviano no fue un "evento terrorista". Dejó constancia, incluso, del hecho que de los casi mil delegados que asistieron a ese certamen, el único detenido en el mundo y acusado de terrorista por haber estado presente en él, ha sido precisamente Roque Gonzales. Todos los demás están libres en sus países, dedicados a las tareas que fuere menester. A ningún gobierno, ni a ninguna autoridad judicial del planeta se le ha ocurrido la idea tonta de considerar "terrorista" a una persona acreditando como "prueba" su presencia en Quito en los días de la cita bolivariana.
Por lo demás, esa cita fue autorizada por el gobierno del Ecuador y contó con todos los permisos formales de acuerdo a ley. La policía y las autoridades locales y nacionales le brindaron la protección y el amparo al que tenían derecho sus auspiciadores y nadie pensó que pudieran merecer la cárcel los que allí se congregaron.
Sólo la afiebrada mentalidad Mc Carthysta de algunos funcionarios policiales y judiciales del régimen peruano tuvo esa peregrina idea y la mantiene hasta hoy sin sustento alguno.
Ninguna otra acusación se ha sostenido para justificar la captura del acusado ni su mantenimiento en prisión. Todos los "actuados" del caso se han limitado a analizar -por parte de los jueces- si es posible, o no, otorgarle la "libertad restringida". Y la idea se ha estrellado con una verdad de Perogrullo: Roque Gonzales no tiene trabajo conocido.
No podría tenerlo, ciertamente, porque esta preso desde hace diez meses. Y en el Perú los presos no trabajan. Y si lo hacen, eso se le considera para los llamados "beneficios penitenciarios", pero no constituyen evidencia que permita justificar una excarcelación,
Pero, además, porque Roque estaba trabajando en Venezuela en tareas formales y en un puesto conocido. Vino al Perú por razones de orden familiar y retornaba aquí -procedente de Quito- para concluir su estadía y regresar a Caracas donde debía seguir trabajando. Todo eso ¿es un delito? ¿Amerita diez meses de prisión sin atenuantes?
La esposa de Roque, la compañera Damarys Velazco, estuvo también detenida sin motivo alguno y abandonó el Penal de Mujeres de Santa Mónica por la puerta grande cuando las autoridades judiciales tuvieron que admitir que no existía causal de detención. Pero estuvo casi seis meses privada de su libertad en esta "nuestra democracia", aprista que hoy consagra como los más altos exponentes de la administración de justicia a jueces incuestionablemente vinculados con la Mafia Fujimorista.
Las organizaciones sociales y políticas, medios de comunicación escritos, radiales y televisados, organismos encargados de la protección de los derechos humanos y personalidades solventes de nuestro país se han pronunciado cuestionando lo actuado por las autoridades en el caso de Roque Gonzales y demandando su libertad. Incluso voceros eclesiásticos de nota, como Monseñor Luis Bambarén, han entrevistado a la esposa del acusado y le han expresado su solidaridad y apoyo. Pero los llamado a actuar han hecho oídos sordos a esta demanda ciudadana.
Y el gobierno, por su parte, ha buscado más bien utilizar el caso para ampliar la represión. Sin justificación alguna, en efecto, ha hablado de la posibilidad de detener personas considerándolas simplemente "cómplices de Roque Gonzales en la actividad terrorista". Lo que resulta curioso y precario el procedimiento, porque en ninguna parte se detiene a nadie a acusándolo de ser cómplice de un inocente.
Porque lo sabe, el gobierno no ha detenido a nadie. Simplemente ha hablado de la posibilidad de hacerlo y ha dejado caer una supuesta nómina de personas varias de las cuales jamás han estado detenidas por actividades de orden político. Si hoy las acusan el tema parece ser más bien una cortina de humo o un globo de ensayo orientado a justificar la permanencia de Roque Gonzales en la cárcel.
Los dirigentes de la Izquierda oficial, que piden citas con las autoridades para que les otorguen "garantías" porque se sienten perseguidos, debieran comprender que su tarea no consiste en obtener certificados de buena conducta de Yehude Simon, sino luchar por la libertad de personas "de abajo" que están realmente presos y que requieren de urgente justicia.
Conscientes de esa situación entonces, los peruanos tenemos legítimo derecho a preguntarnos ¿hasta cuándo estará preso Roque Gonzales?
Por GUSTAVO ESPINOZA M.
Colectivo de Dirección de Nuestra Bandera.
www.nuestra-bandera.com